La Blogtica

Los mejores consejos, ¡sin receta!

10 noviembre, 2016
por nuriaribeiro
0 Comentarios

Lupus (2ªparte)

¿Cómo se trata la enfermedad de Lupus?

Es frecuente que la enfermedad aparezca de forma grave y siguiendo un tratamiento adecuado remita. Incluso con el tiempo, en algunos casos se puede llegar a prescindir del tratamiento.

No tiene cura, pero se puede controlar y, como ya dije en el post anterior, la mayoría de los enfermos pueden disfrutar de una expectativa de vida normal.

Los medicamentos más utilizados son:

Antiinflamatorios. Indicados para enfermos que sufren de dolor articular y muscular.

Antitrombóticos. Antiagregantes como la Aspirina o anticoagulantes como el Sintrom o la Heparina, se utilizan en enfermos de Lupus para prevenir y tratar las trombosis.

Antipalúdicos o antimaláricos. Son el tratamiento de base de todos los enfermos de Lupus salvo si sufren algún tipo de intolerancia o efectos secundarios (que son muy poco frecuentes). Los más utilizados son la hidroxicloroquina y la cloroquina.

Corticoides (esteroides), como la Prednisona, han tenido una vital importancia en las fases activas de la enfermedad. Son muy efectivos contra la inflamación y su dosis depende de la gravedad de los síntomas, disminuyéndola gradualmente y, si se puede, llegando a retirarla una vez la enfermedad está controlada.

Inmunodepresores. Se utilizan en los casos más graves. Los más comunes son: metotrexato, azatioprina, ciclofosfamida y micofenolato.

Terapias biológicas. Se utilizan actualmente para los casos más graves que no responden a los otros tratamientos inmunosupresores. Los más utilizados: Belimumab, Rituximab…

Consejos y recomendaciones:

– Infórmate debidamente sobre el Lupus.

– No te automediques. No se debe nunca jugar con los medicamentos. Haz caso a tu médico y farmacéutico para saber qué medicamentos, en qué cantidad y en qué horario lo tienes que tomar.

– Realiza actividades como andar, nadar o montar en bici para prevenir la debilidad muscular.

– Cuídate. Tú eres quien mejor te conoce y sabe cómo se comporta tu cuerpo. Permanece atento a sus señales. No te estreses por cosas innecesarias. Alterna las actividades habituales con periodos de descanso para disminuir la fatiga.

– Trata de disminuir el estrés, reduciendo la depresión, el dolor y la ira.

– Evita la exposición solar directa y también las luces fluorescentes. La radiación solar puede provocar un brote o empeorar los síntomas. También se puede tener mucha sensibilidad a los fluorescentes. Utiliza gorro, gafas de sol y protector solar.

– Sigue una dieta equilibrada, con alimentos con bajo contenido en grasa, sal y azúcar. Las personas que toman corticoides deben limitar el consumo de grasa, sal y azúcar. Y aquellas con afectación renal o hipertensión arterial no deben tomar alimentos salados.

– Sincérate con tu familia y amigos, explícales lo impredecible que puede ser el lupus y cúbrete de amor: de pareja, de familia, de amigos, hacia una mascota o hacia el prójimo. Normalmente las cosas son más fáciles de llevar así. Rodéate de personas que te quieran y te apoyen.

– Líbrate de personas tóxicas. La vida se encarga de alejarnos de personas que no son una aportación para nosotros. Si alguien te presiona, te exige o te molesta porque tienes Lupus, no le preocupa mucho tu situación por lo que hay que plantearse si esa persona es tu amiga.

– Pide ayuda a tus familiares, amigos y profesionales de la salud cuando lo necesites y mantén la esperanza. Cada día que pasa estamos más cerca de que se descubra la cura para la enfermedad. Mientras tanto, ¡eres muy fuerte!, y no queda más remedio que ¡seguir luchando!

– Mantén tus objetivos en la vida. No dejes nunca de soñar y de tener metas, porque es lo que nos hace sentir realmente vivos. Que tengas Lupus no significa que el Lupus te tenga a ti. Eres una persona que tiene Lupus pero el Lupus no es la característica principal que te define como persona.

lupus

Además, quiero destacar la importancia de las asociaciones y comunidades de enfermos, puesto que contribuyen en la ayuda y el apoyo del paciente y sus familiares, así como la importancia de su tarea para conseguir nuevos retos y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Aquí os dejo algunas de ellas:

Aldec. Asociación Lupus de Cantabria: www.lupuscantabria.com

Felupus. Federación Española de Lupus y Asociaciones de Lupus en España: http://www.felupus.org/enlaces.php

Lupus Europe y Lupus Fundation of America: www.lupus.org/

Redpacientes: http://redpacientes.com/grupo_lupus

 

Otros blogs de interés:

http://tulupusesmilupus.com/

http://conosinlupus.wordpress.com/

http://lupusyamigos.blogspot.com.es/

http://despitelupus.blogspot.com.es/

http://lupusandhumor.blogspot.com.es/

http://www.lupussurvivalguide.com/

http://www.flowonlupus.com/

http://www.mollysfund.org/blog/

 

Fuente: “Guía práctica para pacientes de Lupus”de Laia Feliu por ALDEC.

4 noviembre, 2016
por nuriaribeiro
0 Comentarios

Lupus (1ªparte)

img_1548Es probable que a muchos de vosotros, cuando escucháis la palabra Lupus, lo primero que se os venga a la cabeza sea “House”, ya que esta serie, y su médico en particular, cuando no tenía claro lo que le pasaba al paciente, parecía que siempre existía la posibilidad de que fuera Lupus. Muchos de nosotros no habíamos oído sobre esta enfermedad nunca y era curioso que siempre pudiera ser Lupus. Y todo cobra sentido cuando aprendemos un poco más sobre ella, ya que puede parecerse a otras enfermedades y es diferente en cada persona que la sufre.

La semana pasada tuve la suerte de acudir a una charla sobre Lupus, con dos doctores estupendos: la Dra. Beatriz Castro, a la que ya había tenido el gusto de escuchar en otras charlas, y el Dr. Mario Sabio, muy ameno y cercano. Lo que pretendo con este post (y con otro que publicaré la semana que viene) es daros un poco más de información sobre esta enfermedad tanto a aquellos pacientes recién diagnosticados y a sus familiares y amigos, como por supuesto a todos los blogticarios interesados, porque el Lupus tiene muchas caras y no unas señales claras que la gente pueda ver.

En España, más de 50.000 personas sufren Lupus, y en el mundo más de 5 millones. Se puede decir que 1 de cada 1000 habitantes. Puede afectar a todas las personas, aunque es más frecuente en mujeres, y se manifiesta muchas veces entre los 15 y 44 años. También existen diferentes grados de intensidad de la enfermedad, pero con un seguimiento y tratamiento adecuado, el 90% de las personas con Lupus tiene una expectativa de vida normal.

No existe una píldora maravillosa que lo haga desaparecer, pero puedes combatirlo y aprender a cuidarte para mejorar tu día a día.

¿Qué es el Lupus?

Se trata de una enfermedad autoinmune. El sistema inmunológico identifica erróneamente las células propias como partículas extrañas y entra en acción para eliminarlas produciendo “autoanticuerpos”, porque son en contra de sí mismo, uniéndose con los antígenos propios formando unos complejos inmunes que son los que causan la inflamación y el daño en los tejidos.

Es una enfermedad sistémica, esto quiere decir que puede afectar muchos órganos: piel, articulaciones, riñones, corazón, pulmones, etc., pero la mitad de los pacientes tienen afectación casi exclusiva de la piel y de las articulaciones.

Es una enfermedad inflamatoria crónica, produce inflamación en los órganos afectados, y puede persistir durante toda la vida, alternando brotes con periodos de inactividad.

Existen diferentes tipos de Lupus (Eritematoso cutáneo, discoide, subagudo, Medicamentoso, Neonatal…) pero normalmente nos referimos al Lupus Eritematoso Sistémico o LES, por ser el más común. Se empezó a utilizar el término Lupus, lobo en latín, porque describía una variedad de erupciones cutáneas que recordaban a los mordiscos de este animal.

¿Cuáles son las causas de esta enfermedad?

Puede tener una base genética, ya que existen varios genes autoinmunes que harán que la persona tenga una predisposición a tener la enfermedad pero no necesariamente tiene que desarrollarla. Otros factores influyentes son hormonales y/o ambientales. Por ejemplo los estrógenos, las infecciones, el estrés emocional y físico, el embarazo, varios fármacos, la luz UV de la radiación solar…

¿Cuáles son sus síntomas?

Durante un brote, las molestias más frecuentes son parecidas a las de la gripe: fiebre, fatiga, pérdida de apetito, pérdida de peso, dolor de cabeza y dolores musculares y articulares. No existe un patrón de fiebre característico, pudiendo ser vespertina, elevada, remitente, moderadas… El 95% de pacientes refiere dolor articular, es el síntoma más frecuente. Las manifestaciones musculares y esqueléticas pueden presentarse por todo el cuerpo, afectando a músculos, ligamentos y articulaciones y suelen ser simétricas. Difiere de la artritis reumatoide en que en el Lupus es muy raro que las articulaciones se dañen.

Son frecuentes las manifestaciones cutáneas en forma de erupciones de todo tipo, así como las “alergias”. La más común es el eritema malar o erupción en forma de alas de mariposa, presentando un color rojizo en las mejillas o con esta forma de “alas”. También es frecuente la erupción rojiza con granos en los codos y alrededor de las manos y pies. Algunos pacientes pueden desarrollar el fenómeno de Raynaud (tendencia de los dedos a entumecerse quedándose blancos con la exposición al frío en los extremos).

La pérdida de cabello es otro síntoma frecuente, no os alarméis si encontráis cantidades considerables en la almohada por la mañana. Una vez controlado el brote, vuelve a salir normalmente.

Los pacientes con Lupus suelen presentar fotosensibilidad, tienen una piel muy sensible a los rayos UV.

Manifestaciones cardiacas y pulmonares: pericarditis y pleuritis, con dolor en tórax y fiebre. También puede ocasionar problemas más graves como insuficiencia respiratoria o cardiaca. Suelen responder fácilmente al tratamiento.

Manifestaciones renales: es más frecuente la nefritis. Puede originar subida de la presión arterial, abultamiento de la cara y piernas…

Las enfermedades renales han disminuido, igual que la mortalidad debido a una enfermedad renal (de un 50% a un 5%). Ahora es más común la Enfermedad Cardiovascular, y es más frecuente en pacientes con Lupus, es decir, los pacientes con Lupus tienen mayor riesgo de desarrollar una Enfermedad Cardiovascular.

Manifestaciones oculares: manifestaciones vasculares retinianas que no suelen condicionar la agudeza visual. También se han descrito casos de conjuntivitis y enfermedades más graves como la oclusiva retiniana. La sequedad ocular es frecuente y muchas veces debida a la coexistencia de Síndrome de Sjögren.

Manifestaciones neuropsiquiátricas: los pacientes pueden sufrir migrañas, y en ocasiones depresiones, aunque esto no se sabe a veces si es debido al Lupus o al hecho de tener la enfermedad, que produce angustia.

Manifestaciones gastrointestinales y hepáticas: son menos frecuentes, pero pueden producir náuseas, vómitos, dificultad al tragar, reflujo y dolor abdominal. Las úlceras orales son comunes y es uno de los criterios de diagnóstico. Son frecuentes la hepatomegalia y la alteración de las enzimas hepáticas.

Manifestaciones hematológicas: leucopenia, linfopenia, anemia hemolítica y trombocitopenia, que pueden preceder en varios años al resto de manifestaciones.

Lo que tiene que saber el enfermo es que la inmensa mayoría de estas alteraciones no originan ninguna molestia, de aquí la importancia de someterse a controles médicos periódicos.

¿Cómo se diagnostica?

No existe una prueba específica. Se pueden tardar meses o años en detectarlo. En función de la sintomatología y de los órganos afectados, pueden intervenir diferentes especialistas. En muchos hospitales existen equipos médicos dedicados específicamente a las enfermedades autoinmunes sistémicas como el Lupus.

Puede ser que se llegue al diagnóstico porque las manifestaciones clínicas y de laboratorio son muy características, o puede que se llegue si se cumplen al menos cuatro simultáneamente, de una serie de “criterios clasificatorios”. Los más utilizados son los del Colegio Americano de Reumatología, que reúne estos 11:

criterios diagnostico lupus

En el próximo post veremos los tratamientos más utilizados, algunos consejos, y asociaciones y blogs que podéis consultar.

 

Fuente: “Guía práctica para pacientes de Lupus” de Laia Feliu por ALDEC; Ponencias Dra. Beatriz Castro y Dr. Mario Sabio en las XIX Jornadas Lupus de Santander.

14 septiembre, 2016
por nuriaribeiro
0 Comentarios

Calmantes, purificantes y doble peeling: lo último en mascarillas, de Vichy

Nos acaba de llegar fresquito (con esta bajada de 10 grados) a la farmacia lo ultimísimo de Vichy: por un lado, tres mascarillas para tres tipos de piel, y por el otro, “Slow Âge” un tratamiento para detener el paso del tiempo. Hoy, os voy a hablar sobre las primeras.

¿Empezamos?

Las nuevas mascarillas de Vichy consisten en un tratamiento intensivo exprés de 5 minutos, que complementa tu tratamiento habitual. Son 100% hipoalergénicas y están testadas en pieles sensibles bajo control dermatológico.

¿En qué se diferencian y cómo se utilizan?

  • Mascarilla calmante: la querrás si tu piel es sensible y está deshidratada, ya que entre sus componentes tiene vitamina B3 y glicerina, conocidos por sus propiedades calmantes e hidratantes. Se trata de un gel acuoso refrescante que, tras su aplicación, deja una sensación de frescor de larga duración. Tras la exposición solar, por los aires acondicionados, por cambios de temperatura o por aguas duras, tu piel puede estar más deshidratada en esta época, y este tratamiento intensivo exprés le vendría de maravilla.

Aplicamos sobre la piel limpia y seca del rostro, dejamos actuar 5 min y masajeamos el exceso con suaves movimientos circulares. Es la única de las tres que no se aclara con agua. Se recomienda 1-3 veces por semana.

  • Mascarilla de arcilla purificante: ¿tienes la piel grasa? ¿Imperfecciones? ¿Poros visibles? ¡Esta es tu mascarilla! Con dos arcillas blancas absorbentes (kaolín y bentonita), lleva además aloe vera, que calma y suaviza, y alantoína, con acción reparadora de la piel. Se trata de una crema suave y untuosa. Se extiende fácilmente y también se retira con facilidad. No reseca la piel.

Como la anterior mascarilla, se aplica sobre la piel limpia y seca del rostro, se deja actuar 5 min y se aclara con agua tibia. Se recomienda su uso 1-2 veces a la semana.

  • Mascarilla doble peeling: será la elegida si notas tu rostro sin luminosidad. Con ácidos de frutas (AHA’s) y roca de origen volcánico, conocidos por sus propiedades exfoliantes, esta mascarilla te dejará la piel más suave y radiante. Su textura es un gel acuoso refrescante y ligero. También ideal si quieres una luminosidad exprés para esta época en la que el verano llega a su fin y notas la piel más apagada.

Aplicamos sobre la piel limpia y seca del rostro, dejamos actuar 5 min, realizamos un pequeño masaje del exceso para eliminar células muertas, y aclaramos con agua. Se recomienda utilizar 1-2 veces/semana.

mascarillas

¿Y son más-carillas? (Perdón, era un chiste fácil y tenía que hacerlo) ¡No! En la farmacia te puedes llevar dos mascarillas por solo 5,25€.

¿Qué tu piel no es de un tipo u otro? Pues atrévete a combinar las mascarillas. Yo por ejemplo me noto la piel apagada después del verano, pero en cambio tengo la frente bastante grasa, con lo cual voy a probar dos de las mascarillas: la doble peeling sobre las mejillas y la de arcilla purificante para aplicarme sobre la “zona T”.

Estas mascarillas combinan perfectamente con otros productos de Vichy para el rostro. Aquí os dejo tres rutinas de 4 pasos para cada tipo de piel:

  • Para hidratar una piel sensible:
  1. Limpieza: el primero y uno de los pasos más importantes de vuestra rutina diaria es la limpieza. Para una piel sensible utilizaría el Desmaquillante integral 3 en 1 de Vichy.
  2. Tratamiento intensivo exprés: aplica tu Mascarilla Calmante.
  3. Cuidado intensivo: Sérum Aqualia Thermal.
  4. Tratamiento diario: Aqualia Thermal (rica o ligera).
  • Para purificar una piel grasa:
  1. Limpieza: Limpia tu piel con el Gel purificante de Normaderm.
  2. Tratamiento intensivo exprés: Aplica tu Mascarilla de Arcilla Purificante.
  3. Cuidado intensivo: Aplica Normaderm Hyaluspot para corregir las imperfecciones.
  4. Tratamiento diario: Utiliza Normaderm Embellecedor.

Además, ahora al comprar Normaderm embellecedor te llevas de regalo el Gel purificante de Normaderm en formato de 100 ml, ¡para que lo pruebes si todavía no lo has hecho!

  • Para iluminar una piel apagada:
  1. Limpieza: limpia tu rostro con el Gel Limpiador de Pureté Thérmale.
  2. Tratamiento intensivo exprés: aplica tu Mascarilla exprés Doble Peeling.
  3. Cuidado intensivo: utiliza Idéalia Life Sérum.
  4. Tratamiento diario: aplica tu tratamiento Idéalia (para piel seca, normal-mixta, sorbet, bb cream).

Espero que os haya gustado, y os recuerdo que si tenéis cualquier duda sobre cualquier producto de Vichy, no dudéis en consultarme.

 

 

Fuente: www.vichy.es y www.canalfarma.com