La Blogtica

Los mejores consejos, ¡sin receta!

20 septiembre, 2017
por nuriaribeiro
0 Comentarios

El tamaño de la próstata sí importa

Hoy quería hablaros sobre una enfermedad masculina que está relacionada con el envejecimiento: la Hiperplasia Benigna de Próstata. Se lo dedico a Pedro, un blogticario que me sigue y que hace ya bastante tiempo quería que escribiera algo sobre el tema, porque me comentaba que la mayoría de los post que escribo son para mujeres, ¡pero yo no lo creo! ¿No? A lo mejor porque la mayoría de novedades cosméticas a las mujeres nos suelen interesar más, ¡pero no tiene por qué! De todas formas, desde aquí hago un llamamiento a los hombres por si quieren que escriba sobre algún tema en concreto, que me lo comenten en el apartado de “sugerencias”, y estaré encantada de hacerlo.

¡A lo que iba hoy! Con este artículo me quiero dirigir a todos los varones mayores de 50-55 años que me lean, y aquellos que conviven con el paciente (puesto que muchas veces son ellos los que detectan los síntomas) para intentar concienciar e informar y así mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufran síntomas del tracto urinario inferior, que es el objetivo de la campaña “La próstata sí importa”, que desde mayo está realizando el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cantabria.

La próstata es una glándula localizada debajo y a la salida de la vejiga que, como ya sabéis, se encuentra solamente en los hombres. Está dentro del aparato reproductor masculino y toma parte en la formación del semen.

En hombres jóvenes tiene el tamaño aproximado de una nuez. Sin embargo, suele experimentar un crecimiento a partir de los 40 años, y es a partir de los 50 cuando suelen empezar los síntomas. Este agrandamiento benigno de la próstata puede derivar en una hiperplasia (exceso en la multiplicación de células en este caso del tejido de esta glándula) conocida como Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP), un trastorno no cancerígeno, que puede afectar a la calidad de vida del varón, puesto que es la causa más frecuente de síntomas del tracto urinario inferior en el hombre.

Por todo ello, la HBP es una patología muy prevalente en varones mayores de 50 años que, además, en muchas ocasiones asumen su sintomatología como una condición propia de la edad y no acuden al médico. La buena noticia es que tiene tratamiento y que, mediante sencillos consejos, la calidad de vida de los pacientes puede mejorar notablemente.

En la mayoría de los casos los síntomas se presentan de forma progresiva, por lo que es importante acudir al médico desde el primer momento. Puede daros consejos de salud, tratamiento médico o quirúrgico que mejorarán vuestra calidad de vida. Además, es muy probable que los síntomas se relacionen con el crecimiento de la próstata, pero existen otras posibles causas que el médico tiene que descartar.

¿Cuáles son los principales síntomas de la HBP?

sintomasHBP

Para mejorar los síntomas urinarios ocasionados por la HBP, es recomendable que sigáis los siguientes consejos:

consejosHBP

Además, hay otros consejos que podéis seguir relacionados con HÁBITOS MICCIONALES Y ENTRENAMIENTO VESICAL:

  • Extracción del residuo uretral para evitar el goteo posterior a la micción (vaciar/exprimir la uretra mediante compresión del pene, desde la base hacia fuera, al finalizar la micción).
  • Técnicas de reeducación vesical: regular el tiempo entre las micciones durante el día (3h) con micciones programadas, aguantar la sensación de urgencia para aumentar la capacidad de la vejiga (hasta unos 400ml).
  • Uso de técnicas de distracción y de relajación para controlar los síntomas irritativos.
  • Técnica vaciado vesical (mantenerse en pie uno o dos minutos tras la micción e intentar una nueva micción para vaciar completamente la vejiga).

Si queréis evaluar el impacto de vuestros síntomas, podéis hacer este sencillo test en el que obtendréis la Puntuación Internacional de Síntomas Prostáticos (IPSS):

testIPSS

¡Que tengáis buena semana y hasta el próximo post!

 

Fuente: Adaptado de Brenes FJ, Brotons F, Castiñeiras J, Cozar JM, Fernández-Pro A, Martín JA, Martínez-Berganza ML, Miñana B, Molero JM. “Criterios de derivación en Hiperplasia Benigna de Próstata para Atención Primaria”, Madrid, Undergraf S.L, 2015.

www.laprostatasiimporta.com

31 julio, 2017
por nuriaribeiro
0 Comentarios

Running 2 – Sillón-ball 0

Vale, ya he comprobado mi salud, tengo un plan de entrenamiento, ejercicios de calentamiento, y hasta un par de zapatillas que según el de la tienda se adaptan a mi pisada… ¡Solo queda el tema de la comida! ¿Cómo debe ser la dieta del runner? Con esta pregunta nos quedamos en el post del otro día.

Una alimentación diaria sana y equilibrada y una hidratación adecuada, como ya sabes, influyen de forma clave en el rendimiento físico del corredor o deportista en general, así como en la prevención de problemas de salud y lesiones que puedan producirse durante la carrera y en la capacidad de recuperación.

alimentacion-sana-y-equilibrada-salud

A la hora de practicar ejercicio, la producción de energía proviene principalmente de la quema o combustión (a diferentes ritmos) de los hidratos de carbono y grasas. Sí, como si tuviéramos una caldera interna que alimentar.

Por lo tanto, en la dieta del runner, los carbohidratos deben suponer entre el 55% y el 60% de las calorías diarias, porque son los que proporcionan energía “rápida”. ¿Dónde podemos encontrar estos macronutrientes? Por ejemplo en la pasta, legumbres, patatas, arroz, cereales (como el maíz, trigo, avena o centeno) y en algunas hortalizas y frutos secos.

Las grasas deben aportar un máximo del 30% de las calorías diarias. ¿De dónde podemos obtenerlas? De los aceites vegetales (especialmente del de oliva), los frutos secos, el aguacate, las carnes y el pescado (sobre todo el azul).

De las proteínas, el corredor debe obtener un 20% de la energía diaria y pueden ser de origen animal o vegetal. ¿Dónde están presentes? En huevos, carnes, pescados, lácteos, legumbres, cereales, frutos secos, soja y sus derivados (como el tofu y el seitán), entre otros alimentos.

Y, ¿qué debo comer en cada momento?

Tan importante como saber qué comer es conocer cuándo comerlo. Los corredores han de variar su dieta dependiendo del momento del día en que hagan ejercicio y de la intensidad programada.

Antes: el día anterior, la cena debe ser rica en hidratos de carbono (250-350 g)  y la comida previa a la carrera, realizarse tres horas antes e incluir 200-350 g de carbohidratos. En ningún caso debe practicarse actividad física en ayunas ni tras comidas copiosas o, en días de calor, después de haber consumido bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden provocar deshidratación.

Durante: no conviene tomar alimentos ricos en fibra o grasa. Si la práctica deportiva supera los sesenta minutos a una intensidad moderada, se deben consumir carbohidratos (45-60 g/hora), para retrasar la aparición de la fatiga.

Después: durante las cuatro horas siguientes es ideal aprovechar las primeras horas para la recuperación muscular, especialmente si el esfuerzo del runner ha sido muy intenso o va a competir al día siguiente. En este caso, hay que consumir proteínas, que ayudarán al corredor/a a recuperar el glucógeno con mayor facilidad y a evitar perderlas del músculo. Igualmente, después de una actividad física extenuante, conviene tomar vitaminas y minerales antioxidantes.

hidratacion_agua_runningAdemás de ingerir los alimentos necesarios, es muy importante que te mantengas adecuadamente hidratado/a durante el ejercicio, porque debes recuperar los líquidos que estás perdiendo a través del sudor. ¡Y no esperes a tener sed para beber!

En concreto, es recomendable ingerir medio vaso de agua al inicio de la actividad y repetir la toma cada veinte o treinta minutos durante el esfuerzo. Y nada mas terminar, beber líquidos cada quince minutos durante una o dos horas.

Numerosos corredores no ingieren los líquidos necesarios para reponer esa pérdida, lo cual reduce el rendimiento físico, aumenta el riesgo de lesiones y puede llegar a poner en peligro la vida del deportista.

Los suplementos nutricionales pueden constituir una buena opción para el runner que quiere aumentar su rendimiento deportivo, ya que ayudan a cubrir los requerimientos nutricionales que exige la carrera, aportan al organismo una mayor cantidad de energía y facilitan la hidratación y la recuperación tras el ejercicio.

Entre los más consumidos podemos mencionar:

  • Bebidas isotónicas: ayudan a conseguir una rápida absorción y reposición de los líquidos e hidratos de carbono perdidos durante la actividad. Pueden resultar muy útiles en las carreras de larga distancia, porque retrasan la aparición de la sensación de fatiga.
  • Barritas energéticas: resultan muy fáciles de transportar y digerir durante la carrera. Deben ser bajas en grasas y fibras, aportar hidratos de carbono de diferente índice glucémico y algunas proteínas, vitaminas y minerales.
  • Geles energéticos: constituyen una alternativa cómoda a las barritas, ya que también son de fácil transporte y consumo. Aportan hidratos de carbono, pero no grasas ni proteínas, por lo que son de más rápida asimilación. Deben tomarse siempre con agua y conviene probarlos antes de la competición, para verificar que son bien tolerados, que no provocan molestias gastrointestinales y que se consigue el efecto buscado.
  • Bebidas recuperadoras: están diseñadas para mejorar la recuperación tras los entrenamientos intensos y de larga duración. Se presentan en forma de polvos, que deben ser mezclados con agua o leche.

Y con esto ya lo tienes todo para salir a hacer ejercicio de forma óptima y segura, y ganarle la partida definitivamente al sillón y la vida sedentaria. Preparados, listos… ¡ya! ¡A correr!

imagenes_portada01

 

Fuente: cinfasalud.com

10 julio, 2017
por nuriaribeiro
0 Comentarios

Running 1 – Sillón-ball 0

¡Lo tengo todo preparado! Me he mentalizado, quiero bajar esos kilos que me sobran para verano (aunque ya voy tarde porque el verano ya llegó), sé que hacer ejercicio es bueno, he conseguido sacar tiempo de donde no lo hay, me he comprado mi pulsera Fitbit Charge 2… ¡Ya está! ¡Voy a convertirme en runner!

Bueno, la verdad es que me parece una idea genial, estoy totalmente de acuerdo en que hacer ejercicio es bueno no, buenísimo, y siempre animaré a todos a realizarlo, ya que nos ayuda a mantener o mejorar nuestra salud, ¡pero ojo futuro runner! ¿Sabes cómo prepararte?

pic.aspxEl “running”, o lo que viene siendo “ir a correr”, hace ya unos años que se puso bastante de moda, y ¡no me extraña! Aquellos que lo practicamos sabemos que engancha. Te hace sentir bien y es una forma muy económica de hacer ejercicio. Pero antes de lanzarnos a hacer cualquier deporte hay que saber que cualquier disciplina también puede implicar, junto a los beneficios, riesgos para la salud, como lesiones, sobre todo cuando se realiza sin la preparación o las medidas preventivas correctas.

El running es una práctica muy exigente a nivel físico, aunque no se realice de manera profesional. Por ello, si vas a empezar a correr, hay varios aspectos que debes tener en cuenta, antes de lanzarte a la carrera:

  • Chequea tu estado de salud antes de empezar. Muchos corredores sufren patologías previas cuya existencia desconocen y que un deporte ejecutado sin control puede agravar. Antes de iniciarte en la práctica del running, acude a la consulta de un especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte para comprobar tu estado general de salud. Te hará una exploración médica para ver antecedentes, posibles riesgos y es recomendable que te realice una prueba de esfuerzo para comprobar como responde tu cuerpo en esta situación.
  • Sigue un plan de entrenamiento. Lo ideal es acudir a un entrenador personal o un profesional formado para que estipule la actividad y el plan de entrenamiento más adecuados a las circunstancias de cada corredor. Si esto no es posible, intenta que tu entrenamiento sea progresivo. Incluye una meta (que será la que determine tu forma de entrenar). Sé constante e incrementa su intensidad de manera gradual.
  • No olvides el calentamiento y los estiramientos. Los ejercicios de calentamiento deben realizarse antes de comenzar a correr y son esenciales para evitar lesiones, ya que preparan al cuerpo para la posterior actividad. Por eso, deben consistir en movimientos activos que exijan cierto esfuerzo físico. Al mismo tiempo, hay que estirar la musculatura que mayor implicación tiene en la carrera, como las piernas, la pelvis, la cadera y la zona lumbar y abdominal.

woman-runner-stretchingPor otra parte, tras acabar de correr, el runner no debe cesar la actividad física inmediatamente, sino que ha de trotar o caminar a buen paso (hasta casa por ejemplo) y después, realizar una serie de estiramientos.

Además, los días de descanso entre los entrenamientos constituyen una fase fundamental para que el cuerpo se recupere del esfuerzo realizado. Se pueden aprovechar estas jornadas para practicar otras disciplinas deportivas como la natación o la bicicleta, que permiten al cuerpo seguir entrenándose, al tiempo que las articulaciones y los músculos o tendones más sobrecargados reposan y se recuperan.

Y por último, no olvides que los deportistas deben dormir entre siete y nueve horas diarias. Con este correcto descanso y una buena alimentación recuperarás toda tu energía.

¿Cómo debe ser la dieta del runner? Eso os lo cuento en el próximo post 😉 .

 

Fuente: cinfasalud.com