La Blogtica

Los mejores consejos, ¡sin receta!

6 junio, 2019
por nuriaribeiro
2 Comentarios

Mi opinión sobre el polémico informe de la OCU e ISDIN

¡Hola blogticarios!

Interrumpo mi trilogía sobre cuidados del embarazo (momentáneamente) para daros mi opinión sobre la polémica desatada el pasado jueves por un informe de la OCU respecto al fotoprotector solar de ISDIN: ISDIN Fotoprotector Pediatrics Transparent Spray SPF 50+.

Como ya sabréis, la Organización de Consumidores y Usuarios ha pedido la retirada de dos productos, tras realizar un estudio comparativo de 17 cremas solares infantiles con factor de protección solar muy alto (SPF 50+) y con presentación en formato pulverizador, entre las que se encuentra este fotoprotector de ISDIN, del que dicen es de “mala calidad”, ofrece una protección “media” (factor 15) y no “alta” (como marca en el etiquetado) y “una protección frente al UVA inferior a la recomendada”.

Al leer esto, según me levanto, en El Mundo (lo mandó una amiga a un grupo de whatsapp), me saltan todas las alarmas, ¡no puede ser! La verdad es que me extraña muchísimo porque considero a ISDIN un muy buen laboratorio. Todo el mundo puede equivocarse, pero con su experiencia y profesionalidad… me chirría, y más siendo un protector solar infantil. Me imagino a todo el mundo cuestionándose si tiene que dejar de comprar ISDIN, si no protege lo que dice que protege y llevándose las manos a la cabeza. En ISDIN están más que especializados en dermatología desde hace mucho, cuentan con una gran capacidad de investigación e innovación en sus productos, y es una compañía de referencia en el sector de la fotoprotección.

Así que le pregunto a su repreIsdin-pediatric-transparentesentante, Cati, una chica encantadora que me imagino el día que tuvo que pasar, desbordada por la noticia, contestando llamadas de todos mis compañeros (porque somos muchos los que confiamos en esta marca) y me manda una nota informativa sobre el posicionamiento de ISDIN frente a este estudio de la OCU, en la que el laboratorio asegura que “las características del producto que se hacen constar en su publicidad y presentación comercial, entre las que se encuentran el Factor de Protección Solar (SPF) y el UVA-PF, se corresponden absolutamente con los resultados arrojados por estudios realizados por entidades de certificación especializadas, independientes y de gran prestigio”. Con lo que el consumidor, puede estar seguro de que las afirmaciones que aparecen en el packaging están avaladas por estudios independientes elaborados por entidades de certificación de primer nivel (AMA Laboratories, Helioscience, Complife Group y HelioScreen, en concreto).

Además, nos indican que estos cinco estudios (realizados en 2015, 2017 y 2018) se los han hecho llegar a la OCU, y esta no los ha tenido en cuenta a la hora de realizar su informe. Isdin ha pedido a la OCU entonces, que les manden una copia del estudio que han realizado ellos en el que supuestamente se obtuvo un SPF y UVA–PF inferior al indicado en el etiquetado, y no se la han querido facilitar.

Por otro lado, nos comentan que desde el lanzamiento de este producto, los servicios de cosmetovigilancia de Isdin, no han registrado consulta, reclamación o denuncia que haga sospechar que los datos de su producto no se correspondan con los resultados de sus estudios.

Esto me hace pensar, ¿cómo ha realizado el estudio la OCU? ¿Es fiable? ¿Por qué no quiere compartir la metodología, laboratorios encargados de realizar su estudio, ni los datos obtenidos? Me sorprende la falta de transparencia, eso desde luego.

Por su parte, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética no da ninguna credibilidad al estudio de la OCU, afirmando cinco puntos que me parecen importantes:

  • En la Unión Europea disponemos de una de las legislaciones más restrictivas en términos de cumplimiento y seguridad para el sector cosmético.
  • En España, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) es quien evalúa los estudios científicos de eficacia y seguridad que realizan las compañías y utilizan para sustentar con datos las alegaciones que aparecen en los etiquetados de los productos.
  • Los productos cosméticos para la protección solar infantil están sujetos a estrictas evaluaciones de seguridad que garantizan la veracidad de las alegaciones sobre sus niveles de protección.
  • La OCU no dispone de conocimiento científico ni personal cualificado para realizar evaluaciones y afirmaciones relacionadas con un tema de la complejidad de la determinación del FPS de un protector solar.
  • El informe de la OCU carece de la absoluta transparencia que requiere la investigación científica actual. No indica dónde se ha realizado, ni quién es el equipo investigador, ni describe adecuadamente la metodología seguida.

En mi opinión, aquí huele a chamusquina. Como dice la Fefac (Federación de Asociaciones de Farmacia de Cataluña), “el estilo de informe de la OCU no es novedoso, por su periodicidad, frecuencia y orientación”. Vamos, que esto ya pasó en otra ocasión cuando se agotó la crema antiarrugas del Lidl (de 2€ aproximadamente, y hasta arriba de “siliconas”, ingredientes que dejan la piel aparentemente suave porque forman una capa de efecto sedoso pero que “tapona” la piel, no dejando que esta traspire) gracias a un informe de la OCU en el que indicaban que tenía la mejor calidad-precio. Igual que en este último califican el fotoprotector del Lidl (casualmente también) como “compra maestra”. Como también dice la Fefac, ¿querrán “hacer ruido mediático con intereses desconocidos”?

Esperaremos a la valoración de la AEMPS, mientras tanto yo seguiré utilizando mi Fusion Water o mi Age Repair (voy alternando) con FPS 50+ (la máxima protección) a diario, porque me fío de un laboratorio como ISDIN, responsable y riguroso, uno de los líderes en fotoprotección, para cuidar mi piel.

Ya podéis leer la nota de la AEMPS y conclusiones en el siguiente post.

23 abril, 2019
por nuriaribeiro
0 Comentarios

Cuidados en el embarazo (II)

¡Hola blogticarios!

Hoy sigo contándote qué molestias pueden ocurrir estando embarazada y cómo las puedes prevenir.

CAMBIOS EN LA PIEL

Un rostro luminoso es una de las agradables sorpresas que nos da estar embarazada. Mucha gente te lo dirá, ¡qué guapa estás! ¡Tienes un brillo especial! Y así es, el aumento del volumen de sangre en tu cuerpo (hasta un 50%), hace que tu piel tenga un aspecto más sonrosado, dándole un resplandor especial.

El problema puede venir si no nos cuidamos, puesto que las hormonas van a provocar una serie de cambios. Te los voy a separar por zonas:

CUIDADO FACIAL

Los cambios hormonales producen hiperpigmentación, que no suele ser uniforme. Predisponen a la gestante a la aparición de cloasma o melasma del embarazo (seguro que conoces el “paño” o “máscara de las embarazadas”), al elevarse la producción de melanina. Se trata de la aparición de manchas color café con leche en la cara, en frente, laterales de las mejillas, por encima del labio superior (“bigote”) y la cara lateral del cuello. Salen de forma lenta y progresiva a partir del segundo mes de embarazo. Los pezones, areola y la vulva se pueden volver más oscuros, y puede salirte la línea alba, denominada nigra, en sentido vertical, desde el hueso púbico hasta unos centímetros por encima del ombligo.

Las pieles oscuras tienen mayor propensión que las claras, y la coloración suele desaparecer paulatinamente después del parto, pero a veces puede dejar manchas residuales que tendrán que tratarse con cremas despigmentantes. Mucho mejor prevenirlas que llegar a esto.

Recomendaciones:

-Utiliza un buen fotoprotector a diario para prevenir las manchas del rostro, con un FPS mínimo de 50. Aplícalo media hora antes de salir a la calle, y renueva la aplicación cada 2 horas.

-Utiliza sombreros.

-Hidrata tu piel, por dentro y por fuera. Bebe agua y utiliza un plus de hidratación en tu rutina diaria. Un sérum hidratante si no utilizabas ninguno, una crema algo más hidratante que la tuya, o una mascarilla una vez a la semana.

-Algunas mujeres pueden sufrir acné durante todo el embarazo o unos meses. Si es tu caso, utiliza jabones neutros e hidrata la piel con cremas de fase externa acuosa, oil free.

embarazo-facial

CUIDADO CORPORAL: PREVENCIÓN DE ESTRÍAS Y GRIETAS DEL PEZÓN

También las hormonas, y debido al estiramiento cutáneo, pueden provocar las famosas estrías y un aumento en la sudoración.

Las estrías son la consecuencia de lesiones que se producen en la parte más profunda de la piel, cuando las fibras de colágeno y elastina de la dermis se rompen debido a los cambios de volumen y remodelación del cuerpo. Tienden a aparecer en los últimos meses de embarazo, cuando el crecimiento es máximo y si no se tratan a tiempo son irreversibles. Se estima que del 70 al 90% de mujeres las desarrollan, y suelen aparecer más frecuentemente en vientre, senos, muslos, abdomen, caderas y cara interna de los brazos. Al principio son unas líneas rojizas muy finas, que con el tiempo se transforman en líneas más gruesas y violáceas. Con los años se vuelven blancas como cicatrices. Hay que procurar prevenirlas desde el inicio, para que no salgan.

Las grietas del pezón suelen salir durante la lactancia, por eso también suelen recomendar su prevención durante el embarazo, aunque normalmente las grietas suelen aparecer por mala postura del niño a la hora de mamar y os aconsejo que un profesional os ayude en los primeros días.

Recomendaciones:

-Utiliza un producto antiestrías como medida preventiva, al menos a partir del tercer trimestre, sobre todo en la zona abdominal, glútea y mamaria, para conseguir una buena elasticidad. Aplícatelo 2 veces al día, mañana y noche. Suelen llevar ingredientes hidratantes, nutrientes y regeneradores como la Centella asiática, rosa mosqueta, colágeno, elastina, vitamina E, aceite de cártamo, aceite de almendras dulces, aceite de argán, manteca de karité, urea y ácido hialurónico. A mí me gusta mucho el de Woman Isdin, además de completo, tiene un olor suave.

-Dúchate a diario evitando temperaturas excesivamente altas, que puedan provocar una hipotensión arterial.

-Realiza la higiene de la zona genital, de delante hacia atrás (de uretra a ano), utilizando jabón neutro o alguno de higiene íntima especial para este periodo, como el de Lactacyd que lleva tomillo (antiséptico y protector).

-Aplícate una crema para las grietas del pezón 1 o 2 meses antes del parto. Son cremas hidratantes, cicatrizantes y emolientes. Una fórmula clásica lleva una solución al 50% de glicerina pura en alcohol de 70.

embarazo-estrias

CABELLO

Los cambios hormonales pueden afectar a la secreción sebácea. Si tienes el pelo seco, puede que tu cabello mejore en este período al verse aumentada la secreción. Si por el contrario es graso, tu problema de grasa se puede agravar durante el embarazo.

Respecto a la caída del cabello, lo normal es que durante el embarazo tengas el pelo mejor que nunca, y en cambio durante el postparto y la lactancia se te puede caer casi a mechones y de repente (exagerando pero para que sepas que es normal). Pero puede que por falta de hierro, alguna carencia de vitaminas o aminoácidos, notes más pérdida o afinamiento durante el primer trimestre. Al igual que en el tercer trimestre, puede que tus uñas estén más frágiles y quebradizas.

Recomendaciones:

-La alimentación puede ayudar a tener menos problemas de caída.

-Una dieta adecuada contribuye a no tener falta de ningún nutriente. Los alimentos ricos en biotina, como plátanos, huevos, queso, soja…, te ayudarán a paliar los efectos en cabello y uñas.

-Si puedes tomar un complemento alimenticio que además de ácido fólico y yodo, lleve otras vitaminas y minerales como hierro, omega-3, etc., mucho mejor. Productos específicamente desarrollados con melatonina, ginkgo biloba y biotina, ayudan a proteger el folículo piloso, estimulan la repoblación de nuevos cabellos y fortalecen su estructura.

-Utiliza champús, mascarillas y suavizantes adecuados a la condición del cabello. Preferiblemente que sean suaves y de uso frecuente.

-Si puedes evitar los tintes mejor. Si utilizas alguno, que sea de origen vegetal. El amoniaco es muy tóxico para el feto y podría penetrar por el cuero cabelludo y llegar al él a través de la sangre.

-Las mechas no dan ningún problema, en su aplicación se envuelven y no se entra en contacto con el cuero cabelludo.

-Se desaconsejan las permanentes, alisados y moldeados, puesto que no se sabe cómo pueden afectar al feto los productos químicos utilizados.

embarazo-cabello

CUIDADO DE LA BOCA

Las fluctuaciones hormonales pueden afectar a las encías y originar la denominada “gingivitis del embarazo”. También pueden aparecer caries, sobre todo en aquellas mujeres que sufren vómitos durante la gestación, debido a la acidez, que daña la dentina.

Recomendaciones:

-Extrema la higiene bucodental utilizando dentífrico, seda dental y colutorio adecuados.

-Acude al dentista a realizar una limpieza bucal, preferiblemente en el segundo trimestre.

embarazo-boca

NÁUSEAS Y VÓMITOS

Suelen aparecer en el primer trimestre del embarazo, no se sabe muy bien por qué. Se atribuyen a la pérdida de coordinación entre el sistema simpático y el parasimpático. Si es tu caso, ¡ánimo!, y piensa que suelen desaparecer pasado este tiempo. No afectan al feto salvo que los vómitos sean intensos y exista pérdida de peso.

Recomendaciones:

-Evita estar mucho tiempo sin comer nada. Fracciona las comidas. Come menos y durante más veces al día (reparte entre mínimo 5 comidas, de menor cantidad).

-Si te suele dar por la mañana, antes de levantarte de la cama toma una galleta.

-Prepara las comidas a la plancha.

-Lleva agua o zumo natural en el bolso.

-El jengibre puede ayudarte a reducir las náuseas. Toma 250g cada 6h de jengibre en polvo o su equivalencia en extracto.

-La toma de complementos multivitamínicos para embarazadas ha demostrado también reducir la incidencia de náuseas y vómitos.

embarazo-nauseas

ARDORES DE ESTÓMAGO, ACIDEZ, SENSACIÓN DE HARTAZGO Y GASES.

Más habituales en el tercer trimestre, debido al desplazamiento del estómago producido por el aumento del tamaño del útero, y las hormonas, que provocan una relajación del esfínter esofágico.

Recomendaciones:

-Igual que en el caso anterior, come más veces al día y raciones más pequeñas.

-Evita las comidas con especias fuertes, las bebidas gaseosas, y el café.

-Bebe agua entre las comidas para no llenar mucho el estómago.

-Come un poco de pan, absorberá la acidez del estómago.

-Evita acostarte nada más cenar.

-Duerme un poco incorporada, no totalmente tumbada.

-Prueba con productos de plantas con efecto protector e infusiones carminativas para eliminar los gases.

embarazo-acidez

En el próximo post veremos otros problemas comunes que puede haber en el embarazo, ¡lo pondré pronto!

4 abril, 2019
por nuriaribeiro
0 Comentarios

Cuidados en el embarazo (I)

¡Hola blogticarios!

¿Estás embarazada o tu pareja lo está? Voy a intentar daros una serie de pautas, en tres posts, para conseguir que el embarazo, parto y postparto sean lo más saludables posibles. Creo que así, como por fascículos, puede resultar más entretenido, ¡a ver si lo consigo! Me voy a dirigir a la futura mamá, pero si eres la pareja de esta, ¡también estoy encantada de que estés leyendo estas líneas!

Como ya sabes, el embarazo no es una enfermedad. Pero durante las 40 semanas que suele durar la gestación, tu cuerpo va a padecer numerosos cambios físicos, hormonales y fisiológicos, para poder adaptarse a las diferentes modificaciones que suceden para que el bebé crezca dentro de tu vientre, para prepararte para el parto y la posterior lactancia.

Por ello, es normal que experimentes ciertas molestias que nunca habías tenido, o que no las habías sufrido tan de continuo. No te preocupes, la mayoría son transitorias, pero te ayudaré a combatirlas y minimizarlas y, cuando sea posible, prevenirlas.

Me limitaré en estos tres posts a considerar aquellas situaciones que se dan en un embarazo normal (sin patología asociada) y los cuidados comunes a todo embarazo. ¡No te asustes! Parecen muchas pero no tienen por qué sucederte a ti, ¡y fijo que todas no te van a pasar! Pero más vale estar avisado y ser precavido.

DOLOR DE ESPALDA, LUMBALGIA, CIÁTICA, DIASTASIS Y SUELO PÉLVICO

Primero vamos a lo más lógico: la tripa te crece por el crecimiento del bebé. Al aumentar el abdomen, es normal que la espalda sufra, los órganos se desplazan y se recolocan para dejar hueco, y la zona lumbar modifica su curvatura. Esto es inevitable, por eso estas dos zonas son las más afectadas durante la gestación, pero con un cuidado adecuado, evitarás los típicos achaques de las embarazadas.

Tumbarte o levantarte de la cama, recoger cosas del suelo (¡en esta época te darás cuenta de lo torpe que eres y que hasta ahora no lo sabías! :D), atarte los zapatos, etc. Suponen movimientos de flexión en los músculos del abdomen y del tronco, que si no se hacen correctamente pueden acarrear una serie de lesiones o problemas futuros. No solo lumbalgia (dolor en la zona baja de la espalda, que es lo más común), sino también pérdidas de orina y alteraciones digestivas. La diástasis es un problema más desconocido pero muy común en las mamás. Se produce por la separación natural de los rectos abdominales que provoca un aumento del volumen del abdomen, hernias umbilicales, molestias de espalda y debilidad de suelo pélvico (lo que puede dar lugar a incontinencia), así como problemas digestivos. Dependerá de los ejercicios perjudiciales (que antes te comentaba) que hayas realizado y del volumen cogido durante la gestación, el que tengamos mayor o menor diástasis al dar a luz. Por otro lado, el suelo pélvico también se ve muy afectado durante el embarazo y parto. ¡El útero pasa de pesar 70g a 1kg! Y los órganos internos reciben más presión, pudiendo presentarse pérdidas de orina y molestias. A partir del sexto mes, el útero va encajándose en la pelvis y desplaza el intestino que eleva el diafragma, con lo que cuesta más respirar. La vejiga comienza a estar más oprimida y las ganas de orinar aumentan. El corazón late más deprisa para bombear sangre hacia la placenta, con lo cual es importante conocer qué tipo de ejercicio se puede hacer.

El aumento de peso y los cambios hormonales, que aflojan los ligamentos que sujetan la pelvis, y la presión del feto en los vasos sanguíneos y tejidos que comprimen el nervio ciático, son las causas principales de otro problema muy común en la embarazada: la (maldita) ciática. Lo notarás porque te da un dolor intenso en un punto de la parte superior del glúteo, que se puede irradiar por la parte posterior del muslo y llegar hasta el pie.

Trabaja la musculatura, ¡ponte en forma para soportar el peso durante los meses de embarazo y prepárate para el parto! Es frecuente recomendar reposo a la mujer embarazada, pero si no es porque exista algún problema, lo mejor es entrenar los músculos que van a ser partícipes durante la gestación (recto, oblicuos abdominales, lumbares), ¡y los brazos también! Que eso nadie te lo dice, pero el bebé pesa y es probable que pase mucho tiempo en tus brazos, ¡ejercítalos!

Recomendaciones:

-Controla el sobrepeso.

-No realices ejercicios de impacto (como correr, o todo lo que implique saltar) ni abdominales.

-Caminar a buen ritmo y nadar, yoga o pilates para embarazadas, son ejercicios recomendados que te mantendrán en forma, salvo un problema que exija reposo. Estiramientos de la columna y calor local te vendrán muy bien.

-Realiza ejercicios de suelo pélvico a diario. Tu matrona te enseñará y son buenos para fortalecer la musculatura de esa zona, durante el embarazo y después.

-Usa zapatos con medio tacón (tacón bajo) y ropa que sujete bien la tripa.

-Cuida la postura. No levantes objetos pesados del suelo. En caso de tener que hacerlo, mantén la espalda recta y flexiona las rodillas.

-Evita estar mucho tiempo parada de pie, y también sentada durante mucho tiempo seguido.

-Utiliza sillas con respaldo recto o pon un cojín en la cintura.

-Acude al fisioterapeuta, puede ayudarte a evitar la ciática y otros dolores de espalda, muy comunes en este periodo, tratándote y enseñándote ejercicios de estiramiento para que realices en casa.

– Se recomienda una valoración abdominal después del parto.

embarazo-espalda

Durante la cuarentena se aconseja descansar, y como mucho salir a dar paseos con tu bebé. Pasado este periodo, y si estás recuperada, ya podrás empezar a hacer ejercicio (no solo por perder peso, sino para recuperar la firmeza de la zona abdominal), ¡o lo que te apetezca y tengas fuerzas!

PIERNAS CANSADAS, VARICES Y RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

Van a más cuanto más avanzado esté el embarazo, y suelen desaparecer durante el puerperio. En el último trimestre te notarás más hinchada. Es importante acudir a todas las revisiones con tu ginecólogo/a y matrona, ya que te controlarán la tensión arterial.

Recomendaciones:

-Usa medias de compresión normal, pregúntanos en la farmacia.

-Evita estar mucho tiempo de pie o mucho tiempo sentada.

-Estimula tu circulación sanguínea. No te sientes con las piernas cruzadas. Cuando puedas descansa poniéndolas en alto, o haciendo ejercicios de flexión-extensión y de rotación de tobillos (únicamente no aconsejados estos últimos si tienes ciática). Hazte masajes desde los pies hasta la cadera. Tras la ducha, aplícate un chorro de agua fría desde los tobillos a las rodillas.

-Evita alimentos con alto contenido en sal.

-Nunca tomes medicamentos por iniciativa propia.

-Existen productos de uso tópico y fitoterapia que también pueden ayudar a aliviar estos síntomas, pregúntanos.

embarazo-piernas

TRASTORNOS DEL SUEÑO

Pueden ocurrir en cualquier trimestre del embarazo, pero en el tercero es casi inevitable porque cuesta más encontrar una postura en la que estés cómoda, y porque tendrás seguramente que levantarte con más frecuencia para ir al baño por la noche.

Recomendaciones:

-Evita la cafeína o teína y lleva una dieta equilibrada.

-Cena temprano.

-Intenta relajarte, puedes darte una ducha o pedirle a tu pareja que te de un masaje.

-Duerme del lado izquierdo, con las rodillas ligeramente flexionadas y elevadas, ayúdate con almohadas o cojines. Existen almohadas especiales para el embarazo, algunas de ellas también te valen para la lactancia.

embarazo-insomnio

ESTREÑIMIENTO

Es muy frecuente, debido a la compresión del útero y el aumento de progesterona (hormona que relaja la musculatura) que hace que disminuyan los movimientos del intestino. También puede influir el aporte extra de hierro que en ocasiones te pueden mandar tomar por una posible anemia.

Recomendaciones:

-Evita el sedentarismo y practica ejercicio a diario.

-Aumenta la ingesta de agua y zumos naturales.

-Sigue una dieta rica en fibra. Que no falte la verdura, cereales integrales, legumbres y fruta (preferiblemente con piel en este caso, pero asegúrate de que esté muy bien lavada).

-Intenta crear un hábito a la hora de ir al baño, procura ir todos los días a la misma hora. El reflejo de defecación puede verse favorecido si justo antes tomas un vaso de agua.

-Evita abusar de alimentos astringentes como el arroz blanco o los plátanos.

-Toma nada más levantarte un kiwi con un vaso de agua en ayunas, pasado un rato ya puedes desayunar.

– Consulta a tu médico o farmacéutico. Existen algunos laxantes que pueden ser utilizados.

embarazo-estrenimiento

HEMORROIDES

Pueden aparecer por un aumento de la presión de las venas hemorroidales debido al aumento del útero o favorecidas por el estreñimiento.

Recomendaciones:

-Evita las comidas picantes, muy sazonadas y por supuesto el alcohol (que ya de por sí ni probarlo).

-Añade fibra a la dieta.

-Utiliza papel higiénico suave.

-Usa microenemas para ablandar la masa fecal. Existen algunos que puedes utilizar sin problemas ni contraindicaciones durante el embarazo, como Melilax de Aboca.

embarazo-hemorroides

En el siguiente post os contaré otras molestias, como los cambios que se pueden producir en la piel, y cómo prevenirlas, ¡no os lo perdáis!