La Blogtica

Los mejores consejos, ¡sin receta!

Dermatitis atópica: sensibilidad a flor de piel

| 0 Comentarios

¡Hola blogticarios!

noticia-recomendaciones-dermatitis-atopicaHoy 27 de noviembre, es el Día Mundial de la Dermatitis atópica, y quería hablaros un poco de esta enfermedad, que aunque puede tener lugar en la edad adulta, se suele manifestar mayoritariamente en niños, y en muchos casos mejora con la edad.

Como seguramente ya sabéis, la dermatitis atópica o eccema atópico es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel. Existe una predisposición genética (suele heredarse), una disfunción de la barrera cutánea y es una expresión de la “atopía”, caracterizada por la triada: asma, rinoconjuntivitis y dermatitis, aunque esto es variable y no todos los individuos desarrollan todas las manifestaciones.

Se caracteriza por una sequedad permanente de la piel, acompañada de picores y períodos de brotes de eccema agudos. Durante estos brotes aparecen placas rojas en distintas partes del cuerpo en función de la edad.

Qué-son-las-pieles-atopicas-2

No existe un tratamiento definitivo, por eso quería daros unas recomendaciones higiénico-sanitarias para tener en cuenta a diario:

  • No descuidar la higiene.

Se recomienda tomar a diario un baño de corta duración o una ducha con agua templada (32ºC para adultos o 35ºC para bebés). Un baño demasiado caliente puede agravar la inflamación cutánea. Si existen infecciones cutáneas, verrugas o micosis, no tomar baños comunes ni productos que no sean específicos para dermatitis atópica.

Los productos de baño recomendados son los dermoprotectores. Los aceites de baño son recomendables para aliviar el picor. Asimismo, permiten nutrir la piel aportándole grasas y mejorar así su función de barrera protectora.

Es importante aclarar bien el cuerpo tras la utilización de los detergentes dermatológicos, a fin de eliminar posibles residuos que pudieran producir irritaciones.

Se aconseja utilizar agua con poca cal para la higiene, recurriendo a purificadores de agua siempre que sea posible.

  • Luchar contra la inflamación cutánea.

El objetivo del tratamiento es tratar los brotes de eccema y retrasar su aparición. Se suele recomendar la utilización de corticoides (en crema o pomada) durante cortos períodos de tiempo, seguido de períodos de descanso con uso de productos emolientes.

Los corticoides deben ser prescritos por el médico. Se aplican a diario después de la higiene, sobre las lesiones persistentes hasta su desaparición. Se pueden prescribir otros tratamientos para tratar la inflamación o posibles sobreinfecciones, es importante seguir las indicaciones del médico al pie de la letra.

  • Hidratar bien la piel.

La piel está seca y por lo tanto tirante, con picor e irritada, al entrar en contacto con sustancias del medio ambiente y con el calor. Por eso es primordial hidratar bien la piel, usando emolientes (cremas, pomadas o lociones) 1 o 2 veces al día, en función de las necesidades, sobre la piel todavía húmeda, sin frotar, por medio de un suave masaje. Cuando el ambiente sea frío y seco se necesitarán más aplicaciones.

Estos emolientes además permiten restaurar las propiedades de la barrera protectora, complicando la penetración de alérgenos u otros agente irritantes. También reducen los brotes inflamatorios.

  • Escoger la ropa adecuada.

La ropa mejor holgada y no demasiado caliente para evitar la sudoración. Preferentemente de algodón, seda o poliésteres de fibras finas como el lino. Evitar lana y tejidos sintéticos de fibras gruesas, que producen irritaciones. En los casos de niños, los padres también tienen que tener cuidado en escoger su propia ropa puesto que estará en contacto con la piel del niño.

Utilizar detergentes suaves para su lavado que sean poco perfumados (ni lejías ni suavizantes) y lanzar un segundo ciclo de aclarado.

  • Cuidado con la alimentación.

La dermatitis atópica puede estar asociada a una alergia alimentaria. Los alimentos más implicados suelen ser: leche, huevo, cacahuetes, soja, pescado, legumbres y trigo. Si se sospecha que podría estar relacionado hay que hablarlo con el médico, ya que la exclusión total de un alimento podría provocar una carencia nutricional.

Se recomienda la lactancia materna, ya que refuerza las defensas inmunitarias, retrasa el contacto con la leche de vaca y permite reducir el riesgo de enfermedad alérgica.

Otros aspectos a tener en cuenta:

  • Cuando la piel pica, hay que evitar rascarse. Sé que esto es muy complicado, pero el rascado agrava el eccema, daña todavía más la piel, permitiendo la penetración de bacterias. Si es insoportable, presionar antes que darle a las uñas (mejor tener las uñas siempre cortadas y limadas para deteriorar la piel lo menos posible).
  • Dormir al fresco, puesto que el picor puede trastornarnos el sueño. No taparse mucho por las noches, airear, humidificar y limitar la calefacción (máx. 19ºC).
  • ¡Cuidado con los herpes! Evitar el contacto con personas que lo tengan porque podría dar lugar a una sobreinfección grave, por difusión del virus en las zonas del eccema.
  • Ventilar bien, eliminar el polvo con paños húmedos o aspirador y evitar moquetas, peluches y mascotas, que favorecen la acumulación de polvo.
  • Después de cualquier tipo de ejercicio o deporte, habrá que ducharse para eliminar el sudor y no olvidarse de aplicar un emoliente. No hay restricciones en materia de deporte, pero la sudoración puede dar lugar a brotes de eccema atópico, por lo tanto hay que hacer una adaptación progresiva del esfuerzo.
  • En bebés, cambiar los pañales de forma frecuente para evitar que la piel se macere con la humedad y sea más frágil.

Y vosotros, ¿tenéis dermatitis atópica o algún familiar que la padezca? ¿Seguís estos consejos diariamente?

dermatitisatopica-khOE--1240x698@abc

 

Fuente: De la Fuente L. Revista El Farmacéutico nº 496; Guerra Tapia A, González-Guerra E. Dermatitis atópica. Actualizaciones El médico; Callebed J. Dermatitis atópica en la infancia, revista acofar.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.