La Blogtica

Los mejores consejos, ¡sin receta!

¡Cuidado con el polvorón!

| 0 Comentarios

Ya se acerca ¡ya está aquí! Quedan pocos días para la Navidad y hoy os escribo para daros unos pequeños consejos sobre primeros auxilios. Sí, habéis leído bien, primeros auxilios. Y eso, ¿por qué? Porque estas fechas son mmmmuy peligrosas. Se nos junta el estrés al final del año, porque estamos en paro y no encontramos trabajo, o porque afortunadamente sí tenemos, pero con un sobrecargo que no podemos más; nos entra el ansia y nos ponemos a comer como si no hubiera mañana: que si el turrón, el mazapán, que si un bombón por aquí, el roscón por allá… y de repente, en un momento de despiste: la abuela se atraganta con un polvorón.

El obstáculo, en este caso el polvorón, le obstruye la vía aérea y no puede respirar ¡podría asfixiarse! ¿Qué debemos hacer? Pues depende si la obstrucción es completa o incompleta.

Es incompleta cuando la persona puede respirar, porque aunque haya un obstáculo, el aire puede pasar. Esto se ve porque puede hablar o toser. Y atención aquí: hay que dejar que la persona tosa libremente y no debemos darle golpes en la espalda. Esto es muy típico, uno se atraganta y ya tienes a alguien dándote golpes en la espalda, y noooo ¡el obstáculo se puede atascar más!

Cuando es completa, la persona se lleva las manos al cuello, hace movimientos violentos o se le congestiona la cara. Si ésta es la situación, ya estamos llamando al 112, sobretodo si la persona está inconsciente. Si está consciente, le daremos unos golpes interescapulares.

Esto es:

golpes interescapularesNos ponemos a la espalda de la víctima, la inclinaremos hacia delante (esto es fundamental para que el objeto no baje más con los golpes) y con la mano abierta le daremos cinco palmadas entre los omoplatos. Comprobaremos si ha salido el obstáculo y si no es así, realizaremos la maniobra de Heimlich.

Esta maniobra, que África me sugería el otro día que sería un buen tema del que hablar, se llama también de un modo menos glamuroso: compresiones abdominales, y se trata de un procedimiento para desobstruir el conducto respiratorio. Se puede utilizar tanto en niños como en adultos pero la mayoría de los expertos no la recomiendan para bebés menores de un año. En obesos y embarazadas no se puede realizar porque en el primer caso no funciona bien, y en el segundo podríamos hacer daño a la mujer o al feto. Con ellos se realiza la compresión en el tórax (centro del pecho), en el mismo lugar que la reanimación cardiopulmonar.

En niños mayores de 1 año, se tiende al pequeño boca arriba encima de una superficie rígida y apoyando las manos una encima de la otra entre el esternón y el ombligo, se empuja varias veces en dirección al tórax.

En adultos, con el sujeto de pie, se le abraza por la espalda con los dos brazos, presionando con una mano cerrada y la otra recubriendo la primera. Se apoya el puño con el pulgar sobre el abdomen y presionamos de forma rápida, varias veces seguidas, hacia el arriba y hacia el centro del estómago justo por encima del ombligo y bajo las costillas.maniobra de heimlich

También se puede realizar la maniobra de Heimlich a uno mismo, si nos ocurre y nos encontramos solos.M.Heimlich auto

Por favor, mucha precaución, no vaya a ser que le tengáis ganas a algún familiar incómodo y aprovechéis el momento, o acabéis rompiéndole una costilla a la abuela.

Espero que paséis unas buenas fiestas ¡FELIZ NAVIDAD! Y.. ¡Cuidado con el polvorón!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.